Posted on Feb 23, 2016 in Cultura, Estudiantes Pregraduados |


Una obra original representada por la clase 3120 en el otoño de 2015.

 

Título – Crónica de un pelotero

 

Personajes (en orden de aparición)

Doña Luz –madre de Yuárin

Yarisbel – novia de Yuárin

Coro

Yuárin – pelotero dominicano

Violki – su hermano

Cardona – cazador de talento

Duarte – entrenador

Emmanuel Leonardo – pelotero

Don Florencio – padre de Yuárin

Emma – nuevo interés de Yuárin

 

Antesala: La compañía viste uniformes, gorras y camisetas de distintos equipos de béisbol. En ambiente festivo y musical, además de ofrecer palomitas de maíz y dulces, la compañía recibe al público con souvenirs del deporte.

 

En escena aparecen dos sillas. A sus costados hay 17 otras sillas. En las pantallas de televisores corren imágenes relacionadas al béisbol.

 

Se bajan las luces.

Escuchamos “Take Me Out to the Ball Game”

Al terminar, alguien dice: “Playball!”

 

Suben las luces.

 

 

 

(Alguien anuncia). —Primera entrada: Se robó el plato

 

(En las sillas).

 

Doña Luz: Hija, ¿qué está pasando en el juego? ¡Dime algo, dime algo!

 

Yarisbel: ¡Ay, doña Luz! Este juego está loco. Si solo pudiera ver…

 

Doña Luz: ¡Cállate, no es chiste! (la novia aplaude y grita). ¡Qué! ¿Un jonrón?

 

Yarisbel:  ¡Yuárin se robó la tercera base!

 

Doña Luz: ¡Ah! Solo necesitamos que Salomón lo impulse.

 

Yarisbel: Yuárin… se ha despegado de la base…

 

Doña Luz: ¡Ay! La taquicardia. Vamos a perder. (Se persigna).

 

Yarisbel: ¡¡Está corriendo, está corriendo!!  Se ROBó EL PLATO. ¡Ganamos! ¡Ganamos!

 

Doña Luz: ¡Qué! ¡Somos capeones! ¡Somos campeones!

 

(Tumulto de gente).

 

Novia: Sí. Ahora a lo mejor Yuárin firme profesional. Gracias a Dios.

 

 

(Bajan las luces. Música).

 

 

(Alguien anuncia). —Segunda entrada: ¿Y por qué esa cara?

 

(Vistas de la R. D. en los televisores).

 

 

Yuárin: Mi amor, tenemos que hablar.

 

Yarisbel: ¿De qué? Espero que no sea algo malo.

 

Yuárin: Es una oportunidad que solo se da una vez en la vida.

 

Yarisbel: No me digas. ¿Es lo que creo que es?

 

Yuárin: Me dijo Cardona que los Atléticos de Oakland me quieren firmar.

 

Yarisbel: ¡Ay, padre!  Siempre quise ir a los Estados Unidos. ¿Cuándo nos vamos?

 

Yuárin: No querida, voy solo. Mucho jaleo. El acomodo. Los viajes. Las prácticas.

 

Yarisbel: Estoy triste como estoy feliz. Te voy a extrañar.

 

Yuárin: Además de Facebook, te llamaré cada noche.

 

Yarisbel: ¿Y por qué esa cara? Estoy muy orgullosa de ti. Tantos años.

Tantos sacrificios.  Te amo.

 

 

(Se dan un abrazo. Baja la luz. Música).

 

(Alguien anuncia). —Tercera entrada: ¡Llévame a la academia de béisbol!

 

(Una mesa y cuatro sillas. La madre llama a la mesa).

 

Doña Luz: Chicos… Altagracia ha puesto la mesa. ¡Vengan a comer!

(Yuárin y Violki entran corriendo y gritando).

Violki: ¡Mai, tuve un día bien chévere en la escuela!

Yuárin: Pero no mai, ¡escúchame! Tengo noticias más interesantes que este pescao!

Doña Luz: Dejen la cantaleta, que además de ciega, solo tengo dos orejas.

Yuárin: Pues una pa’ mí mai, un montro llegó a la escuela y me dijo…

Violki: Yo hablé con ese hombre también y él me dijo que te preguntara…

Violki y Yuárin: ¡Llévame a la academia de béisbol!

Doña Luz:¿Pero de qué hablan? Uds. saben que no tenemos chavos pa’ eso.

Violki: Pero mai…. Si juego, me haré de una carrera.

Yuárin: No, no, pero si YO juego, ¡firmaré un contrato millonario!

Doña Luz: ¡Chitón! Coman y cierren el pico. (Pausa).  Mira y que béisbol.

 

 

(Alguien anuncia). —Cuarta entrada: Éste sirve, éste no sirve

(Cardona / un cazador de talentos y Duarte / un entrenador están hablando sobre dos jugadores).

 

Cardona: ¡Mira eso! Emmanuel Leonardo tiene el lanzamiento más rápido que he visto en esta academia.

Duarte: Es increíble, pero al otro lado del campo está Yuárin. Bateador natural que podríamos usar en nuestro equipo.

Cardona: Sí, pero solo tenemos dinero para un jugador. Creo que necesitamos al lanzador…

Duarte: Sí, pero, béisbol es  un partido de bateadores.

Cardona: Creo que…

Duarte/Cardona: (Al mismo tiempo).  Éste sirve, éste no sirve.

Cardona: Bien. Eres el entrenador. Es tu decisión.

(Suena el pito).

Duarte: Bien. Vengan muchachos. Hablemos.

 

 

 

(Alguien anuncia). —Quinta entrada: Entrenamiento

 

(1). Es una tarde caliente y los peloteros están entrenando.

(2). Yuárin es muy hábil y obtiene aplausos de todos,

(3). incluyendo los de Duarte, el entrenador.

(4). Por eso despierta la envidia de Emmanuel Leonardo, un

lanzador.

(5). Celoso y envidioso, Emmanuel Leonardo/

(6.) con mucha fuerza/

(7). y a propósito/

(8.) lanza la pelota … que golpea la cabeza de Yuárin.

(Sonidos de asombro).

(9). Inmediatamente Yuárin cae al suelo.

(10). Maldito y envidioso, Emmanuel Leonardo, sonríe.

 

 

 

 

 

 

 

 

(Alguien anuncia). —Sexta entrada: Por el dinero

 

 

 

Yuárin: Pero, ya no quiero jugar más béisbol, viejo.

 

Don Florencio: Yuárin, tienes demasiado talento para no jugar.

 

Yuárin:  Estoy harto. Me cansé. Quiero ser otra cosa.

 

Don Florencio: ¡Bobo! Mírate. ¿Quién eres? Tienes que jugar béisbol por el dinero.

 

Yuárin: No es mi responsabilidad mantener a la familia. Tú necesitas trabajar también.

 

Don Florencio: Eres un hombre y tienes que sostener a tu familia.

 

Yuárin: Y tú, ¿qué tipo de hombre eres? Borracho cobarde.

 

Don Florencio: No me faltes el respeto.

 

Yuárin: No te mereces mi respeto.

 

(Alguien anuncia). —Séptima entrada: El día de eliminación

 

(Todos los jugadores están de pie en un grupo. Cada jugador tiene una carta cerrada en la mano).

Jugador 1: (Con esperanza).  Estoy imaginando la cara de mis padres cuando sepan la noticia.

 

Yuárin: (Nervioso). ¿Recibiré un contrato o no? Wilson no lo recibió el año pasado y él tenía más talento que yo.

Emmanuel Leornardo: (Emocionado). ¡Voy a ser el próximo Yasiel Puig!

Jugador 4: (Altivo). Qué me importa esta vaina. Si no saco contrato, asisto a la universidad. Soy buen estudiante.

(Los jugadores comienzan a abrir y a leer sus cartas).

 

Jugador 1: (Cabizbajo). No, no, no… ¿Qué voy a decirle a mis padres?

Yuárin: (Incrédulo). ¡No lo puedo creer! … ¿Y ahora qué?

Emmanuel Leornardo: (Arrogante). Son todos unos rotundos tontos.
Y, bueno. Pero si yo soy mejor que éste. ¡Carajo!

Jugador 4: (Abatido). No todos realizan sus sueños.

 

(Música. Todos se dispersan, con la excepción de Yuárin, quien se queda de pie. Él tiene una expresión de preocupación mientras mira a los demás y a su tarjeta. Después de un momento, él también sale).

 

 

 

 

 

  • (Alguien anuncia).Seventh inning Stretch: Interludio musical.

 

 

 

 

(Alguien anuncia). —Octava entrada: Dos sorpresas

 

 

(Emma entra por la puerta).

 

Emma: Te tengo una mala noticia. Estoy muy emocional y no sé cómo hablar del problema.

 

Yuárin: Tú puedes hablarme de lo que sea.

 

Emma: Estoy embarazada.

 

(Ella empieza a llorar).

 

El protagonista: Está bien. Estará bien. Te lo prometo.

 

(Tocan a la puerta. *Timbre—Entra Yarisbel).

 

Yuárin: Eh… Hola… ¡Qué sorpresa! ¿Cómo estás?

 

Yarisbel: Estoy bien, pero tengo una noticia importante, es necesario que hablemos ahora.

 

Yuárin: Ahora no es el mejor momento, lo siento. ¿Podemos hablar más tarde?

 

(Yarisbel le presenta un niño).

 

Yuárin: ¿Quién es?

 

Yarisbel: Tu hijo.

 

 

 (Alguien anuncia). —Novena entrada: Hay tres chillos en la sartén

 

(Narradora con violonchelo).

 

Es la parte baja de la novena entrada. El marcador lee 3 a 2 a favor del equipo visitante. Es la última oportunidad para el equipo local. Todas las bases están ocupadas. Hay tres chillos en la sartén. El Lanzador en el montículo y el bateador en el cajón, se miden. Tiempo. El lanzador y el receptor hablan. El bateador ya tiene dos strikes. Con solo un sencillo el bateador puede ganar el partido. Se reacomodan. El lanzador suelta el disparo final. ¿Es recta o curva? El bateador conecta con fuerza. Los jugadores empiezan a correr alrededor de las bases. La esférica vuela y vuela al guardabosques y parece que será un jonrón. Pero, en el momento final, el jardinero central salta, choca contra la pared y atrapa la pelota.