Posted on Nov 30, 2018 in Escritura, Estudiantes Pregraduados | 0 comments


Grotesco

por Alyssa King

Una familia toma una vacación a la playa. En la mañana ellos están buceando con esnórquel. “¡Mira, un cangrejo!” gritó la hija. Su padre nadó al suelo de océano y levantó el cangrejo. El padre trajo el cangrejo a su hija. Ella miró al animal con la mágica en los ojos. “Eres un animal bonito. Fue creado perfectamente. Voy a llamarte Rogelio,” ella lo dijo al cangrejo. “Rogelio tiene que regresar a su casa en el océano para estar feliz,” el padre le dijo a su hija.

Esa noche la familia la familia salieron la casa para comer en un restaurante. Ellos entraron paseando por una pecera lleno de los cangrejos, incluyendo su amado Rogelio. Ellos no pararon para hablar con los cangrejos, solo se sintieron y pidieron su comida. Rogelio pudo ver su amiga nueva. “Amiga! ¡Es Rogelio! ¿Me recuerdas? ¡Necesito a regresar a mi casa en el océano para estar feliz! No quiero vivir aquí. Recuerda las palabras de su padre,” dijo Rogelio. Pero nadie miró a la pecera. Pocos minutos después, la familia recibió su comida. Rogelio miró solo para ver un horror. ¡Las personas estaban comiendo los cangrejos! Ellos rompieron las piernas desde los cuerpos y metieron la carne en un liquido amarillo. Cinco cangrejos para cada persona… Rogelio, perturbado, lloró estas palabras, “Pensé que fuimos amigos. Me dijo que yo soy un animal bonito…tengo que decir mis amigos en el océano sobre los humanos…” antes de que un mano agarró Rogelio.